viernes, 7 de diciembre de 2012

40

Muerte del trabajador – Beneficiarios. La determinación de los legitimados activos para reclamar la indemnización prevista en el art. 6 de la ley 24.557 por la muerte del trabajador, no puede -en principio- ser llevada a cabo sino al tiempo en que dicha pretensión resulta susceptible de ser exigida, o bien desde la perspectiva del deudor, la fecha a partir de la cual la obligación indemnizatoria es debida, momento que lógica y necesariamente debe coincidir con el instante en que queda acreditado el deceso del empleado.
Incluida la dolencia que padece el trabajador en el listado de enfermedades profesionales que consagra el art. 6 de la ley 24.557, la aseguradora de riesgos del trabajo debe responder por la incapacidad derivada de dicha patología, hasta el límite de las prestaciones consagradas en dicho cuerpo legal, sin perjuicio de la responsabilidad que -eventualmente- pudiera recaer sobre el empleador por la porción del daño no cubierto por dichas prestaciones. SCBA, L 94904 S 22-10-2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario